Logo Vida de Perros
   
Ir a Suscribete  Ir a Numeros Anteriores
Ir a Menu Principal
Ir a Avisos
Ir a Guia Productos y Servicios
Ir a Inicio

Contenidos Revista #17

(Septiembre - Octubre 2001)


El Diario Vivir

!!¿¿UN DEDO DE MAS ??!!

Cuando nace un hijo, lo primero que revisan los padres son los dedos: diez en las manos e igual número en los pies. Sin embargo, esta cuenta se pasa por alto al comprar un perro, porque son pocos los amantes de los animales que saben cuántos dedos deben llevar en las patas traseras y delanteras...

LA RAZÓN

El espolón, quinto dedo o "garra" aparece en las extremidades posteriores de ciertas razas. ¿La razón?, se dice que fueron concebidos, en un comienzo, como una respuesta de la naturaleza a las necesidades del ambiente, no son pocos las razas de perros que lo traen incorporados a sus patas como una forma de adherirse a las zonas geográficas accidentadas como montañas rocosas y nieve. Así, según algunos conocedores cinológicos, gracias al dedo supernumerario, El San Bernardo, El Mastín de los Pirineos y El Gran Pirineos , entre otros, han podido adherirse a su medio ambiente sin mayores complicaciones.

Pero como en la canción de Mercedes Soza, "en la vida cambia, todo cambia"… Estos grandes ejemplares ya no transitan frecuentemente por las montañas, ahora en vez de nieve conviven con la tierra y el pavimento de las ciudades. Por lo mismo, este dedo en vez de ser un aporte ha pasado a convertirse en un estorbo que puede ocasionar más de una molestia a nuestro perro.

 

¿CUÁNTOS DEDOS?

En primer lugar es bueno saber que los perros, a diferencia de nosotros los humanos, cuentan con 5 dedos en las patas delanteras y sólo cuatro dedos en sus patas posteriores. Un quinto dedo ya no es un dedo propiamente tal, por tener la desventaja de ser un dedo con una articulación incompleta y débil, que no recibe un aporte sanguíneo suficiente, lo que lleva a que su desarrollo sea menor y no exista calcificación de las falanges, las cuales se mantienen siempre como estructuras cartilaginosas (estos dedos no tienen unión con los huesos, están formados solamente por falanges). Tal como dice el médico veterinario y presidente de la comisión de ética del Colegio de Médicos Veterinarios de Chile, doctor Jorge Mendoza, "estos dedos están fijos a la masa muscular y a la piel, lo que implica un aumento del riesgo de desgarrarse fácilmente, que involucra el desprendimiento de la piel y la sección de arterias".

Y no sólo eso, Mendoza no cree en la creencia que postula que la presencia de "la garra" en estas razas grandes contribuya a una mayor adherencia a los terrenos nevados. "Al contrario, el espolón no va a impedir que el animal se hunda en la nieve, ya que la superficie extendida de esta extremidad es mínima y, por lo tanto, el perro se va a hundir igual".

 

SEÑAL DE PUREZA

El dedo supernumerario viene incorporado en algunas razas como sello de pureza ancestral. Sin embargo, debido al daño que este puede originar en el perro, el médico veterinario de la Universidad Austral, Renato Demarchi cuenta que, "hoy en día incluso los organismos cinológicos, como el Kennel Club, recomiendan extirpar estos dedos en Mastines y San Bernardo, pero si no se hace, aún pueden competir sin problemas, debido a que es característico de su especie".

Situación contraria es la de muchos Rottweilers y Ovejeros Alemanes, en los cuales, según su estándar, no se contempla la presencia de dedos supernumerarios. Eventualmente pueden nacer cachorros con esta malformación, y en ese caso, es imposible que sean aceptados en alguna competencia cinológica, pues no es propio de su raza.

Y ojo con eso, que la aparición del quinto dedo en las patas traseras es hereditario: si un padre o una madre lo tiene, alguno de sus cachorros, en alguna de sus camadas puede heredar esta malformación. Por lo mismo, y para no menoscabar sus ventas, muchos criadores extirpan con tijeras esta malformación a los pocos días de nacidas las crías, pero los futuros dueños desconocen esto y los problemas recién aparecen cuando sus regalones son padres y tienen su primera camada …

 

LAS CAUSAS PARA EXTIRPARLO

Sin lugar a dudas las complicaciones del dedo y los posibles accidentes dependerán de los hábitos que tenga "Boby". Ahora bien, si la idea es prevenir antes de curar… los veterinarios recomiendan extirpar este miembro —que muchas veces es más de uno en una misma pata- dentro de los 10 primeros días de nacido el cachorro ¿Las razones?:

• Mientras más pequeño más simple es el procedimiento.

• Los cachorro a esta edad tienen menos conciencia.

• El cachorro no sufrirá.

• Se disminuirá la posibilidad de infecciones, debido a que en este período el cachorro duerme prácticamente las 24 horas, por tanto, no camina ni se lame.

Para tener en cuenta: No es imperativo extraerlo si el perro ya tiene más de seis meses y no ha presentado dificultades como desgarro o encarnación de uña.

 

CONSECUENCIAS DEL DEDO SUPERNUMERARIO

• Desgarro: La principal consecuencias es el desgarro del dedo por poseer una estructura débil (no es hueso).

• Encarnación: El médico veterinario, doctor Juan Ignacio Rica, advierte que, "la uña del espolón jamás toca el suelo, por lo tanto, no se desgasta y se encarna", punto que es fundamentado también por el doctor Demarchi al señalar que la uña comienza a crecer en forma circular; se entierra en la piel y produce cojera por dolor e la infección de la zona, obligando a extraer "la garra".

 

LA OPERACIÓN

Si el perro presenta problemas a causa de estos espolones, o se quiere prevenir posibles complicaciones desde el nacimiento del cachorro, los especialistas recomiendan:

• Realizar la cirugía durante los diez primeros días de vida.

• Si el perro es muy inquieto conviene extirpar el dedo para evitar desgarros, que si son graves, pueden desencadenar un sangramiento que puede conducir hasta a una anemia aguda.

• Si la operación se hace cuando el cachorro es pequeño se usan anestésicos de corta acción, porque hay que ligar pocas y pequeñas estructuras: una arteria, una vena y un nervio y una desarticulación muy simple. La cirugía es corta, no dura más de 10 a 15 minutos. Pero, si el paciente ya es grande, la cirugía involucra el mayor desarrollo de todas estas estructuras, una mayor incisión y en el post quirúrgico conviene ponerle un collar isabelino para impedir que se lama e infecte la zona.

• Como en cualquier intervención, el perro quedará con puntos que deben ser vigilados para disminuir la chance de infecciones.

• Si el perro es operado dentro de los primeros días de vida, no tendrá conciencia del dolor y ni siquiera necesitará puntos, pues se cerrará y cicatrizará sola la herida.

Para tener en cuenta: La operación debe ser realizada por un médico veterinario, ya que sólo él podrá actuar en caso de ocurrir un imprevisto y salvaguardará la salud de su perro con medidas reales de higiene. Si lo anterior no le basta, entonces piense en su perro ya que sólo un Médico Veterinario podrá evitar que "Boby" sufra de más.

 

Las razas pequeñas tampoco están exentas de presentar esta atrofia. Muchos Yorkshire y Poodle poseen estos espolones en los que, si son inquietos, más de alguna visita al veterinario le acarrearán. Así, engancharse con los instrumentos mientras los bañan en las peluquerías caninas, no es una excepción a la regla. Muchos perros de estas razas sufren de desgarro en estas ocasiones, sin embargo, otras jamás presentan problemas. Eso sí, el quinto dedo en sus patas traseras es sinónimo de descalificación inmediata en cualquier competencia.

 

MEVEPA DICE:

El dedo supernumerario deber ser extirpado para disminuir la posibilidad de futuros traumas, desgarros y problemas en la uña. Sin embargo, este procedimiento debe ser realizado en los primeros meses de vida del cachorro, para evitar que sea sometido a dolor y sufrimiento demás durante el período del post operatorio.