Logo Vida de Perros
  
Suscrbete

En este Número...

Ir al Inicio
Ir a pagina principal del sitio

 

Contenidos Revista #23

(Septiembre - Octubre 2002)

 

GATOS

Enfermedades bucales en los gatos

¡Qué fuerte dolor de “Muelas”!

Los gatos, al igual que nosotros y que los perros, también saben lo que significa un fuerte dolor de “muelas”, o el pasar días de hambre por culpa de ese dolor. Una pronta atención veterinaria no sólo aliviará ese dolor, sino que además puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte de nuestro querido “Micifuz”.

Si nuestro “Micifuz” tiene un fuerte dolor en alguna de sus piezas dentales, o presenta alguna lesión dentro de su hocico, no sólo presentará dolor, sino que lo más probable es que deje de comer y tomar agua. Si esto ocurre, los problemas graves estarán recién comenzando, y son dos las consecuencias más graves de una atención veterinaria tardía:

Insuficiencia renal: La falta de agua puede desencadenar una insuficiencia renal, lo que significa que el organismo no estará capacitado para la eliminación de todos los desechos, por lo que la sangre se contamina y el organismo comienza a intoxicarse.

Lipidosis hepática: Una baja de peso, debido a la brusca pérdida de apetito, activa al hígado para captar toda la grasa que tenga acumulada para entregar energía al organismo. Si el gato posee un peso normal, nada malo debería ocurrir, sin embargo la realidad es que la mayoría de nuestros gatos están excedidos en peso, y la grasa acumulada es demasiada, lo que significa que el hígado se engrasa por esta “invasión inesperada”.

Para tener en cuenta: La Lipidosis hepática es una enfermedad que sólo se produce en los gatos. Nosotros, los humanos, y los perros estamos liberados de sufrir este mal.

 

Enfermedades Bucales

La razón por la que nuestro “Minino” deja de tomar agua, o bien presenta una brusca pérdida del apetito, es el dolor… un gran e intenso dolor, que no aparece porque sí. Tiene un origen y síntomas que un buen amo debiera percibir de alguna forma u otra, para no agravar el pronóstico.

A continuación te contamos cuáles son las enfermedades más comunes que pueden atentar contra el bienestar de las piezas dentales y hocico de tu gato:

 

1.- Enfermedad Periodontal

(Vida de Perros, número 22). Se desarrolla de la misma forma que en el perro. Básicamente se debe a la falta higiene, ya que el sarro comienza a apoderarse de la pieza dental y al ir introduciéndose bajo la encía, las bacterias anaerobias se multiplican produciendo infecciones y el característico “olor a hocico”.

                  En los gatos, la principal causa de la excesiva acumulación de sarro se debe a su alimentación: “las comidas blandas”. Los amos prefieren dar latas de alimento o de atún, en vez de alimentos duros, o incluso especializados para la remoción de sarro. Eso, sumado a que tampoco se tiene la costumbre de lavar los dientes de los gatos, genera un alto porcentaje de “mininos” que poseen la enfermedad periodontal, con un desagradable mal aliento y que puede terminar en pérdida de sus piezas dentales.

Para tener cuenta: La enfermedad periodontal, ya sea en perros o gatos, es una enfermedad que puede transmitirse al humano. Por eso la importancia de mantener una higiene óptima en el hocico de nuestro gato y /o perro.

*Síntomas: Mal aliento, encías irritadas, salivación, dientes con la base de color café, dolor.

*Consecuencias: Mal aliento, pérdida de piezas dentales. Pérdida del apetito por el dolor.

*Prevención: La ingestión de alimentos extruídos (seco) y dejar los alimentos húmedos sólo como complemento. Una pronta y oportuna visita al médico veterinario, así como el cepillado dental 2 a 3 veces por semana, podría mantener controlado el sarro para que no se manifieste esta enfermedad. Si ya es tarde, una buena limpieza dental y la acción de antibióticos puede eliminar el dolor y mantener la salud dental de su gato, para que siga comiendo con normalidad.

 

2.- Gingivitis Estomatitis Primaria

Se trata de una inflamación en la encía, la cara interna de las mejillas y por atrás, en las fauces.

Las causas pueden ser variadas, y por lo tanto es necesario, antes de realizar cualquier tratamiento, que el amo exija los exámenes que descarten que el gato padezca “Leucemia felina” e “Inmunodeficiencia felina” (Vida de Perros, número 15 y 16). Como vimos con detalle en números anteriores, ambas enfermedades atacan el sistema inmunológico, lo que puede provocar lesiones e irritaciones bucales, sin embargo, al atacar la enfermedad directamente, la inflamación o lesión bucal desaparecerá.

También es necesario descartar que la “gingivitis estomatitis” sea generada por alguna insuficiencia renal, que de existir puede provocar úlceras en el hocico, debido a la toxicidad de los desechos que quedan el organismo y que no ha podido eliminar. Un tratamiento dirigido a normalizar el funcionamiento de los riñones, hará que la inflamación (gingivitis estomatitis) desaparezca.

Si “micifuz” no tiene señales de presentar ninguna de las enfermedades anteriores, y tampoco presenta sarro, entonces el tratamiento se vuelve más complicado. Estamos frente a la verdadera Gingivitis estomatitis primaria, y se trata de una enfermedad cíclica, que por lo general cede a las corticoides, como una forma de bajar la inflamación y aliviar el dolor, para que el gato pueda volver a comer y tomar agua con normalidad. Pero la enfermedad no desaparecerá nunca: el gato y el amo tendrán que vivir con ella. Se pasará por períodos de crisis y otros de normalidad, y si se siguen todas las instrucciones del médico veterinarios, los “buenos tiempos” serán más largos que los “malos”.

Para tener en cuenta: por lo general se trata de una enfermedad que se manifiesta en gatos adultos, pero también puede afectar a gatos de corta edad. La mayor parte de la veces se trata de una gingivitis estomatitis secundaria, derivada de la leucemia inmunodeficiencia, por eso es importante que antes de aplicar el tratamiento se determine el verdadero origen.

Para tener en cuenta: Esta enfermedad no es zoonótica (contagiosa para el ser humano).

*Síntomas: Enrojecimiento, dolor. Es común que “Micifuz” trate de rascarse la cara con sus manos. A pesar de que tiene hambre y se acerca al plato con intención de comer, no puede echarse ningún bocadillo al hocico. El gato maullará muy seguido en señal de dolor. Aparecen úlceras de color rojizo en las paredes bucales. La baba se vuelve espesa y de mal olor.

* Prevención: Mantener a “Micifuz” con sus vacunas al día, evitar momentos de estrés que puedan bajar sus defensas y llevarlo al médico veterinario al menos dos veces al año, para una completa revisión y chequeo médico.

* Consecuencias: Si la enfermedad no es tratada, cualquiera sea su causa, el gato puede morir de hambre y deshidratación, ya que el dolor es tan grande que por mucha hambre y sed que tenga “Micifuz” no podrá probar ningún bocado.

 

3.- Lesión del cuello dental

Se trata de una lesión bastante común en los gatos, que se desarrolla en el cuello del diente (entre la corona y la raíz). Se visualiza como una verdadera mascada de ratón en esa zona, que va avanzando, atraviesa la pulpa hasta el literal “corte” del diente (se cae la corona y la raíz queda dentro). Dependiendo del grado de la lesión, se puede poner una amalgama o si está muy avanzado el corte habrá que sacrificar la pieza dental, extirpando la raíz del diente en su totalidad, de modo de evitar posteriores infecciones y el traspaso de la lesión a otros dientes. La lesión por lo general comienza en los premolares y molares, y en Estados Unidos, al presentarse una lesión se ha llegado al extremo, de extraer todas las piezas dentales, a fin de acabar con el mal de una vez por todas y no por etapas.

No se conocen bien las causas, aunque se han culpabilizado diversos factores como, por ejemplo: el sarro, el proceso inflamatorio y una alimentación baja en calcio, entre otras.

Para tener en cuenta: El sarro puede que oculte la lesión hasta que sea demasiado tarde, ya que tapa la base del diente y la lesión puede crecer sin ser percibida por el amo.

*Síntomas: Dolor al comer, enrojecimiento de la zona afectada, mal aliento.

*Prevención: La limpieza dental evita la formación se sarro y permite una mejor visualización de las piezas dentales, así cualquier signo de manifestación de la lesión podrá ser detectado sin problemas y se podrá actuar antes que el dolor sea demasiado intenso.

*Consecuencias: Pérdida del apetito ocasionado por el dolor. Pérdida de piezas dentales.

 

4.- Fracturas por los atropellos y las caídas

No es poco frecuente, más bien son muchos casos de gatos que llegan a las clínica veterinarias con colmillos e incluso paladares, mentones o maxilares fracturados. Las razones son el descuido de los amos dejando terrazas al descubierto cuando se vive en departamentos, o simplemente porque muchos gatos vagabundean por las calles, quedando a la “buena voluntad” de los conductores.

*Síntomas: no siempre un amo se podrá percatar de una fractura, por lo que es sumamente importante llevar al médico veterinario si el gato ha dejado de comer abruptamente, no puede abrir su hocico con normalidad, no quiere jugar, o maúlla sin razón aparente. Una radiografía, junto a un examen clínico, podría dejar de manifiesto una fractura de mentón, por ejemplo.

*Prevención: Evitar el vagabundeo (Vida de Perros número 22), castrando, o enrejando terrazas y ventanas si se vive en departamento.

*Consecuencias: Como en las otras enfermedades, la falta de apetito, debido al dolor de este tipo de lesión, podría ocasionar estragos en el organismo de nuestro “Micifuz”

 

5.- Complejo Granuloma Ensofílico del Felino

Si el labio de nuestro “minino’ se engruesa, lo que de seguros podremos advertir, ya que los labios de los gatos son extremadamente delgados, es porque estamos en presencia de esta enfermedad. Se trata de una enfermedad de tipo autoinmune, y se manifiesta porque un grupo de células (eosinopicos) aumentan en ese lugar ocasionando la enfermedad.

*Síntomas: El labio se engruesa como si tuviera una especie boquera. La zona se irrita volviéndose roja y seca.

*Prevención: Evite al gato situaciones de estrés que puedan debilitar su sistema de defensa y llévelo periódicamente al veterinario

*Consecuencias: Pérdida del apetito.

 

6.- Calicivirus Felino

Esta enfermedad afecta por lo general a gatos pequeños, y es ocasionada por virus cuya acción provoca úlceras en la lengua y paladar de su gato.

*Síntomas: La lengua se ve como pelada y enrojecida, y al tocar el gato manifiesta dolor.

*Prevención: Una vacunación a tiempo puede prevenir esta enfermedad, y dolor de más a su gato.

*Consecuencias: Falta de apetito, y en algunos casos se ha visto relacionada con la pérdida de los incisivos.

 

¡¡¡Llévenme al Doctor!!!!

Cuando su gato no puede comer a pesar de que se acerca a su plato en señal de apetito, si además maúlla de dolor, se refriega la cara, se refriega con los muebles, con su ropa. Si además presenta mal aliento, no puede lavarse como de costumbre. ¡No espere más!, su gato está pidiendo a gritos una atención veterinaria de URGENCIA, no espere a que además se encuentre decaído, baje de peso y se deshidrate… para entonces puede ser demasiado tarde, su gato estaría sufriendo de más y podría poner en peligro su vida.

 

¿Los gatos, tienen caries?

Las caries, en el humano, se forman principalmente por la acumulación de bacterias y porque comemos alimentos altos en azúcar. Como los perros y gatos no tienen acceso a este tipo de alimentos, las caries, salvo excepciones, no se dan.